Secretos, mentiras, WikiLeaks y otras fronteras de la información

Extraído de elmundo.es

En la era de los ‘selfies’, las redes sociales, los programas cutres de exhibicionismo, WikiLeaks, la exigencia de transparencia a políticos y próceres… parecería obligada una reflexión teórica (valga la redundancia) sobre los asuntos implicados en todo lo anterior: el secreto, la transparencia, el espionaje, la mentira, la vigilancia. Un puñado de profesores españoles, reunidos en el Grupo de Estudios de Semiótica de la Cultura (GESC) se ha puesto a ello. El grupo se creó en 2008; en 2011 empezaron un proyecto de investigación de I+D centrado en el caso WikiLeaks. Mañana presentan en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense sus resultados.

Encabezados por el catedrático Jorge Lozano, investigador principal del proyecto, Maria Albergamo, Juan Alonso, Susana Díaz, Pablo Francescutti, Rayco González y Marcello Serra protagonizarán una mesa redonda sobre Vigilancia, Secretos, Transparencia, Cultura, Documento, Periodismo, y presentarán los volúmenes ‘La transparencia engaña’, ‘Vigilados’, ‘Secretos en red’ y ‘Transparencia y secreto’, en los que han colaborado, además de los citados, nombres de primera fila como Umberto Eco, Paolo Fabbri o Joshua Meyrowitz.

«Son temas fundamentales para estudiar», dice el semiólogo y catedrático de Teoría de la Información Jorge Lozano. «La idea es que en un paradigma informacional en que comunicar equivale a transmitir información, nosotros vemos que eso es la base de una comunicación más complicada, en la que también entran los secretos, los dobles sentidos, etcétera. Hemos trabajado con Snowden, Assange, Turing, Philby… Contribuimos a que el paradigma de la información se enriquezca. Nos interesan todas las figuras que parecían muy asépticas; ahora hay ruidos, rumores, engaños, camuflajes, ocultaciones… Trabajamos estos elementos porque disponemos del método semiótico. Somos eclécticos en los objetos, pero siempre con el método semiótico».

«El grupo lucha contra los estereotipos. Está de moda la no teoría; pero morirá esta moda y vendrá otra que retome la crítica y la teoría, y los estudiantes volverán a llevar libros bajo el brazo», añade Jorge Lozano.

El semiólogo sostiene que «estamos en una época de hipervisibilidad, en la que hay posibilidades de ver absolutamente todo; y al ver tanto, se ve menos y se pierde mucho». «Antes», añade, «el Gran Hermano eran unos pocos viendo a muchos. Ahora, somos todos viendo a cuatro cretinos; se ha invertido la dirección. Nosotros estamos por ver dónde se produce el sentido y cómo. Todo lo que se dice -lo panóptico, la era de la ‘postprivacy’…- son señales de que se necesita una reflexión. Me sorprende la atonía cultural que hace que estos temas parezcan herméticos, cuando están a la orden del día. Se lee poco sobre transparencia cuando tanto se habla de ella en los telediarios«.

Una conclusión de la reflexión que el GESC está llevando a cabo es que transparencia y accesibilidad no son sinónimos. «La transparencia se vincula a la opacidad», dice Jorge Lozano. «Aseguro que a mayor transparencia, mayor opacidad, como demuestran los estudios de arte, donde, si cambias de punto de vista, todo se vuelve más opaco. Sostengo sin pudor que la transparencia ha oscilado entre la utopía, el deseo de que todo pueda saberse, algo desagradable, y la aporía, el camino imposible, ya que cada vez que buscas algo, algo emerge».

Angel Vivas